Our work

Fui trabajador en Cayo Largo del Sur (Cuba) durante doce años, de los cuales trabajé once como obrero en la «Granja de las Tortugas» hoy nombrada «Centro de Rescate de Tortugas Marinas»

En toda mi etapa de trabajo allí (1993–2004), traté de aprender al máximo todo cuanto me fue posible acerca de las tortugas marinas, así como me esforcé para que los visitantes interesados se marcharan de la Granja con un mínimo de información acerca de estas preciadas criaturas y de como trabajábamos en Cuba en función de su protección y/o recuperación de sus poblaciones. 

En este sitio tratamos de hacer una documentación con fotos que nos fueron regaladas por los turistas participantes durante la etapa inicial del trabajo en conjunto con los turistas, fotos que hemos escaneado; las cuales combinamos con fotos actuales de la continuidad del trabajo en el «Centro de Rescate de Tortugas Marinas» en Cayo Largo del Sur,Cuba.

Las fotos que se muestran en la galería que sigue, son fotos posteriores al 2004, fotos que nos reflejan la instalación «Centro de Rescate de Tortugas Marinas» en sus estructura mas actual, igualmente tenemos la presencia del personal que realiza el trabajo en la actualidad. Tec. Leonardo Valido Matamoros y Lic. Gonzalo Nodarse Andreu a quienes ya he presentado en la página de inicio. 

Durante estos años de fructífero trabajo (1993-2004) los turistas y yo fuimos aprendiendo de conjunto, y en ese proceso fui formulando mis propias conclusiones a partir del acontecer cotidiano, de como se comportaba la naturaleza y la incidencia de los seres humanos en la vida de las tortugas marinas en Cayo Largo, entre tantas otras cosas me percaté :

  • Como con las fuertes marejadas originadas por las Tormentas y Huracanes que azotaron el área en el año 1994, se produjo una fuerte erosión de importantes tramos de playas donde las tortugas habían ya depositado sus huevos. (quien sabe cuantos cientos de miles se van al mar cada año por dicha razón).
  • Comprobé que el desarrollo del turismo en esta zona traía esto como consecuencia progresivamente que más personas disfrutaran de nuestras playas, caminando por las mismas día y noche, disfrutando de esa naturaleza, pero que a la vez se desplazaban por las áreas de los nidos, colocando sus camas de playa encima de estos.
  • Observé como las luces de las lamparas en los jardines de los hoteles iluminaban directamente las playas aledañas, ejerciendo una acción negativa para el desove de las tortugas marinas allí, igualmente a la hora del desplazamiento de las recién nacidas en su intento por alcanzar las aguas marinas.
  • Los turistas paseaban por las playas en horarios nocturnos con lámparas de todo tipo y tamaño al igual que creaban mucho rumor de alegría, inconscientes de que en este paraíso natural se reproducen también las tortugas marinas en la etapa de mayo a septiembre.
  • Me percaté que la introducción en Cayo Largo del Sur de motores todo terreno (4×4) para alquilar a los turistas constituía un riesgo potencial para los nidos, ya que muchas de estas personas se desplazarían también por las playas con estos motores, trayendo esto como consecuencia un elemento negativo más durante el período de incubación de los huevos de tortugas marinas en la zona.
  • Identifiqué que la realización de fiestas y fogatas de animación nocturnas directamente en las playas entorpecían a las hembras reproductoras, igualmente a los neonatos en su lucha por hacerse futuro hacia el mar.

Estos, entre tantos otros temas, fueron ocupando mi pensamiento, razón por la cual me propuse y dediqué de forma individual a hacer todo cuanto estaba a mi alcance y fuera posible, en pos de favorecer el mejor desenvolvimiento de las tortugas marinas en el área de Cayo Largo del Sur. Emprendí caminos algo más allá de la simple rutina de “exhibir tortugas en la Granja” por tal motivo realicé muchísimas gestiones, acciones a favor de dicho tema, de las cuales menciono algunas seguidamente :

  1.  Nuestros trabajo de educación ambiental por la conservación de las tortugas marinas fue también dirigido hacia los hijos de los trabajadores que asistían a la escuela local y los trabajadores en general.

 

  • Con un ex-compañero de trabajo de entonces (Alexis Cruz), en la temporada de desove 1994 realizamos recorridos por las playas en tres períodos diferentes para identificar posibles nidos y huellas frescas que nos acercaran a la realidad del nivel de anidación de las tortugas marinas en Cayo Largo del Sur. ¡ La cantidad de posibles nidos que consideramos fue impresionante!. Superior aún, si teníamos en cuenta que ya se habían producido fuertes marejadas en diferentes momentos de la temporada. El número de nidos de tortugas marinas que estimamos para las especies de tortugas caguamas (Caretta caretta) y tortugas verdes (Chelonia mydas) fue superior a 500 nidos. (siendo ello un estimado muy conservador de nuestra parte).
  • Así, yo personalmente me dirigí al Departamento de tortugas marinas en el Ministerio de la Pesca, establecí contacto personal y directo con especialistas de allí, informé de estos recorridos, de la cantidad de nidos que habíamos estimado en las playas de Cayo Largo del Sur. ¡Algunos de estos especialistas se mostraron muy preocupados con dicha cifra !. Mi contacto directo con los especialistas se incrementó paulatinamente, ellos fueron asimilando mis informaciones, aun cuando al principio habían dudas. Ellos tenían como antecedente algunas informaciones anteriores acerca del desove de las tortugas marinas en Cayo Largo, pero nada tan concreto y fresco como mis informaciones. Pues se trataban de datos de los años 1970 y 80.
  • Introduje de forma permanente y precisa en mis intercambios con los turistas en la Granja o en cualquier otro lugar del cayo, la descripción de como identificar la existencia de posibles nidos en las playas para evitar caminar por encima de ellos, igualmente para tratar de no colocar las camas de playas en esas áreas. También la no utilización de linternas en las playas durante los paseos nocturnos en la etapa de anidación, asunto que siempre abordamos en nuestras conversaciones con los turistas.
  • Emprendí la tarea de la recolección de huevos en áreas de playas aledañas a los hoteles(esta acción era sólo representativa pues la cantidad de nidos fue siempre superior a mis posibilidades). Los huevos recolectados los trasladaba a la Granja para su posterior incubación, el traslado lo efectuaba siempre con el mayor cuidado posible para evitar el deterioro de los mismos.

“Actividad esta que resultó un paso verdaderamente importante pues se convirtió en un mecanismo educativo-interactivo, una actividad de educación ambiental en la que participaban cientos de turistas  cada año, dejando la misma una huella inolvidable entre los participantes, muy especialmente en niños y jóvenes”. 

En lo adelante este trabajo tuvo su continuidad con resultados muy positivos. Actualmente el Centro de Rescate de Tortugas Marinas en Cayo Largo es atendido por Leonardo y Gonzalo, los cuales ya he presentado al comienzo de este sitio web. 

Promoví la creación de grupos de personas interesadas para tratar de observar a las tortugas adultas durante las noches en el proceso de anidación.
Play Video

 

  • Informé a la oficina del Delegado del Ministro del Turismo en Cayo Largo, Comisión de Turismo y Medio Ambiente y al Departamento de tortugas marinas del Ministerio de la Pesca acerca de los daños que causaban los turistas con los motores todo terreno (4×4) al desplazarse sobre los nidos en las playas, así también como a las dunas fósiles.
  • Alerté acerca de las posibles afectaciones que le podían causar a las tortugas el hecho de realizar fiestas y fogatas de animación nocturnas en la etapa de anidación y eclosión, al igual que el tema de las camas de playas que quedaban dispersas cada atardecer, lo que entorpecía el desplazamiento de las hembras reproductoras durante las noches.
  • Introduje la idea de la identificar nidos en las playas de forma tal que los turistas tuvieran una mayor posibilidad de comprender la presencia de estos, al igual que nos facilitara una mayor información a la hora de hacer los recorridos de conteos de nidos.(estas marcas eran muy rústicas y sencillas pero transmitían un mensaje claro, las confeccionábamos con madera desechable, en forma de una banderilla, en muchos casos les reflejábamos datos acerca de ese nido, así como tenían una tortuga gravada).
  • Debido a la gran cantidad de nidos en las playas de dos hoteles, se crearon en ellos áreas de incubación alternativas, esto fue una decisión que acordé de conjunto con el Representante de la Comisión de Turismo y Medio Ambiente, áreas que atendíamos en conjunto siempre en nuestro tiempo de descanso.

Muchas de las acciones que realicé dependían de trabajo físico en agotadoras jornadas y por demas la mayoría de ellas fuera de mi horario de trabajo,!en mi tiempo de descanso!. Las acciones burocraticas las enfrenté por unos años yo solo, conversando con todo el que podia en los diferentes niveles de las estructuras administrativas de Cayo Largo de Sur, tratando de demostrar mis vivencias en cada caso con los ejemplos reales que en las manos teniamos.
Posteriormente se creó en este polo turístico la Comisión de Turismo y Me dio Ambiente, mecanismo este al que me vinculé al 100 %, tramitando por esta vía en lo adelante todas mis preocupaciones, alertas y sugerencias con relación al tema de las tortugas marinas y otros relacionados con el medio ambiente en la isla. El apoyo de esta comisión y particularmente de su repre sentante propició en una buena medida que muchas personas con poder administrativo allí se sensibilizaran un poco más con el asunto de las tortugas marinas y el medio ambiente en general en Cayo Largo del Sur. Era fácil de comprender, el trajo en sus manos el poder de las Leyes.

 

Liberación de las tortuguitas. Centro de Rescate de Tortugas Marinas. Cayo Largo del Sur,Cuba.

Las tortuguitas que nacían en la granja entre los años 1994 al 97 las reteníamos en los estanques por un período de hasta 12 semanas, posteriormente las liberabamos en áreas de la costa poco profundas con mucha vegetación marina y manglares. Desde finales del 97 comenzamos a liberarles con 3 a 7 semanas de nacidas.

A partir de finales del año 99 se efectuaban las liberaciones ya no sólo en zonas de manglares sino también en las playas contiguas a los hoteles donde eran recolectados los huevos, las mismas no rebasaban las dos semanas de nacidas y en muchos casos casi inmediatamente después de su nacimiento; con este paso dábamos cumplimiento a recomendaciones de los especialistas del  Departamento de Tortugas Marinas del Ministerio de la Pesca.
Nuevamente aquí la presencia de los turistas; eran ellos los que tenían este privilegio de colocarles en la arena para que ellas se echaran camino al mar en esa desenfrenada lucha por la supervivencia.

El hecho de poder participar en la liberación de las tortuguitas a su medio natural, se incorporó a la historia de Cayo Largo del Sur, Cuba como uno de los aspectos más relevantes, atractivos y sensibles al turismo internacional, formando hoy parte de un tesoro vivo, activo; con un valor superior a los tesoros que yacen en esos mares. La alegría experimentada por niños, jóvenes y adultos dio paso a esa forma de publicidad persona a persona que ha sido motivo para que muchos se lleguen hasta allí interesados también en participar ellos y vivir sus propias experiencias sin que otro se las cuente. Igualmente en los últimos años hay personas que no sólo se han ocupado de hacer publicidad, sino también de procurar donativos para la compra de alimentos para los recién nacidos.  

Desde entonces decenas de personas participan cada temporada en la actividad de liberación de las tortuguitas a su habitad natural. Las liberaciones se realizan en las playas de los hoteles y solo en raras ocasiones en áreas de manglares. 

A continuación mostramos una galería con algunas fotos del trabajo fundamentalmente del actual bajo el esfuerzo de Leonardo y Gonzalo.

Monitoreo de playas. Conteo de rastros y nidos de tortugas marinas en Cayo Largo del Sur,Cuba.

Otro paso importante se concretó finalmente, debido a mi persistencia y al apoyo de la Comisión de Turismo y Medio Ambiente y su representante muy en concreto, se logró en el año 2002 que el Delegado del Ministro del Turismo en Cayo Largo autorizara y financiara la entrada a la isla de dos especialistas en tortugas marinas del Ministerio de la Pesca con el objetivo de efectuar recorridos por las playas tratando de identificar la posible cantidad de nidos rea les existentes en las playas.“Monitoreo de playas“ dicho con palabras de especialistas. 
Por vez primera en tres agotadores días de caminatas tres personas por día recorrimos todas las playas en Cayo Largo del Sur, acción esta que posi bilitó un momento donde se conjugaría experiencia con conocimiento científico. Como resultado identificamos 1144 posibles nidos, para la temporada 2002, correspondientes a las tortugas verdes en su mayoría y la tortuga caguama con una menor representación.

Esto es una cifra a considerar si tenemos en cuenta que se trata apróximadamente de unos 15 a 20 km de playas con condiciones óptimas para el desove de las tortugas marinas. Monitoreos de playas en años posteriores ratificaron que no fue una casualidad lo de la cantidad de nidos contados en el primer conteo del año 2002, En temporadas posteriores se contaron la siguiente cantidad de nidos. Año 2003, 1177 nidos ; 2004, 92 nidos ; 2005, 1850 nidos ; 2006 , 1866 nidos.
Nuestra palabra fue confirmada en el terreno, no habíamos especulado al respecto, esto dio validez a las informaciones que de forma conservadoras habíamos tramitado con anterioridad a estos especialistas. A partir de este primer conteo de nidos en Cayo Largo del Sur, se llevarían estos datos a diferentes reuniones de expertos en Cuba y en el Área del Caribe, determinándose posteriormente la importancia de estas playas para las tortugas marinas pues se consideró que Cayo Largo del Sur constituye el sitio más importante para la reproducción de las tortugas verdes en Cuba, en aquel entonces se ubicaba entre los cinco más importantes de la región, hoy está confirmado ser el segundo en importancia entre los países del Mar Caribe, después de Tortuguero en Costa Rica.

Hasta este momento se venía ya hablando regularmente de este tema, pero fue sólo a partir de esta etapa en que se produce una mayor conciencia del tema en las instancias administrativas locales y nacionales, pasando a ser en lo adelante el asunto de las tortugas marinas en Cayo Largo del Sur un tema de primera importancia entre los Ministerios del Turismo, Ministerio de la Pesca y el Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente en Cuba.

No obstante todos los resultados del trabajo que estábamos haciendo, de la importancia que concedían los turistas al mismo, de haberse demostrado paulatinamente que no se trataba de un par de ejemplares los que anidan en las playas allí, sino que se trataba del sitio más importante de anidación de la tortuga verde en Cuba y uno de los más importantes en el Caribe, nuestras condiciones de trabajo en la Granja fueron siempre muy primitivas, no disponíamos de recurso alguno, siempre teníamos dificultades para al menos reciclar el agua diariamente a los estanques, la alimentación para las tortugas debíamos gestionarla por nuestros medios, no poseíamos medio de transporte alguno etc, no obstante no se claudicó. Tanto mi ex colega de trabajo Ramón como yo realizamos lo posible y lo imposible para seguir adelante, el apoyo sistemático de Rubén en su condición de Representante de la Comisión de Turismo y Medio Ambiente fue siempre decisivo.

Desde esta pequeña instalación el “Centro de Rescate de Tortugas Marinas“ antes nombrada la “Granja de las Tortugas“ desde aquí un día por mi propia inicitiva se generó un movimiento de promoción y/o sensibilización del turismo y su vinculación directa con las tortugas marinas con estos prehistóricos réptiles actividades sin precedentes allí y también en Cuba. En esa instalación se sigue trabajando de manera intensiva, se continua promoviendo la protección de las tortugas marinas. En la actualidad trabajan en la instalación el Tec. Leonardo Valido Matamoros y el Lic. Gonzalo Nodarse Andreu. Ellos realizan un esfuerzo extraordinario para sacar adelante el trabajo allí en esa instalación. Donde se trabaja aún sin los recursos mínimos indispensables, pero dan continuidad al proyecto que se comenzó en 1993  !que bueno! El trabajo por las tortuga marinas en de Cayo Largo del Sur, Cuba sigue en pie.

Cuanto me satisface que el trabajo va adelante muchachos, defiendan la permanencia de ese rincón. Hoy al menos existen esas personas extranjeras que se han ocupado en hacerles llegar alimentos y algunos recursos necesarios a través de donativos, confiemos que en un futuro no lejano esta colaboración se amplié.

A modo de recomendación para aquellas personas que lean estas notas y tienen interés de visitar Cayo Largo del Sur, Cuba igualmente vivir alguna experiencia de las aquí comentadas, diríjase usted al “Centro de Rescate de Tortugas Marinas“, allí será usted bien recibido por Leonardo Valido Matamoros o Gonzalo Nodarse Andreu, estas son las personas que realmente le pueden dar a usted una correcta información del tema, así como son ellos los únicos autorizados para realizar cualquier actividad fuera del criadero. Entiéndase recolección de huevos, posible observación de las tortugas en el momento del desove, etc.